En esta guía completa, exploraremos detalladamente los pasos necesarios para darte de alta como autónomo, desde la planificación inicial hasta la inscripción en los registros correspondientes y el cumplimiento de las obligaciones fiscales y laborales. ¡En Asesoría Salas te lo explicamos!

Convertirse en autónomo es un paso significativo para aquellos que desean iniciar su propio negocio o ejercer una profesión de forma independiente. Sin embargo, este proceso implica una serie de pasos y requisitos que deben ser cumplidos de manera adecuada para garantizar el cumplimiento legal y administrativo.

Los pasos van desde completar formularios específicos y presentar documentación relevante, hasta la obtención de licencias y cumplir con otros requisitos. Por lo que es importante familiarizarse con todo el procedimiento y tener la asesoría fiscal adecuada para alcanzar el objetivo final de darte de alta como autónomo.

Pasos para darte de alta como autónomo

Darse de alta como autónomo implica seguir una serie de pasos administrativos y legales que son fundamentales para establecerse como trabajador por cuenta propia. Estos pasos abarcan desde el registro en los organismos pertinentes hasta la elección de regímenes fiscales y de cotización, así como la obtención de los números de identificación necesarios para la actividad.

Registro en el censo de empresarios, profesionales y retenedores

El primer paso para darse de alta como autónomo es el registro en el censo de empresarios, profesionales y retenedores en la Agencia Tributaria. Este registro permite identificar a los contribuyentes y gestionar sus obligaciones fiscales.

Para ello, se debe presentar el modelo 036 o 037, en el que se proporcionan los datos identificativos y fiscales del autónomo, así como la actividad económica que desarrollará. Una vez inscrito en el censo, el autónomo obtendrá un código de identificación fiscal que le permitirá realizar trámites fiscales y declaraciones tributarias.

Es importante mantener actualizados los datos registrados y comunicar cualquier cambio en la situación fiscal o empresarial.

Elección del régimen de tributación y de la base de cotización

Una vez registrado en el censo de empresarios, profesionales y retenedores, el autónomo debe seleccionar el régimen de tributación que mejor se adapte a su actividad económica. En España, los autónomos pueden optar por el régimen de estimación directa (normal o simplificada) o el régimen de estimación objetiva (módulos), cada uno con sus particularidades en cuanto a la determinación del rendimiento neto y el pago de impuestos.

Además, es necesario determinar la base de cotización a la Seguridad Social, que influirá en las prestaciones y cotizaciones a pagar. Esta elección debe realizarse con atención y considerando aspectos como los ingresos esperados, los gastos deducibles y las prestaciones sociales deseadas.

Inscripción en el régimen de autónomos de la Seguridad Social

Una vez decidido el régimen de tributación y la base de cotización, el siguiente paso es la inscripción en el régimen de autónomos de la Seguridad Social. Esto se realiza a través del formulario correspondiente, en el que se proporcionan los datos personales del autónomo, así como la actividad económica que desarrollará.

La inscripción en el régimen de autónomos garantiza la cobertura en materia de prestaciones sociales, como la asistencia sanitaria, las prestaciones por maternidad o paternidad, el acceso a la jubilación anticipada y otras prestaciones por incapacidad temporal o permanente. Es fundamental cumplir con los plazos establecidos para evitar posibles sanciones por falta de afiliación.

Obtención del Número de Identificación Fiscal (NIF) o del Número de Identificación de Extranjero (NIE)

Para darse de alta como autónomo se debe obtener el Número de Identificación Fiscal (NIF) o, en el caso de extranjeros, el Número de Identificación de Extranjero (NIE). Este número es esencial para realizar cualquier trámite fiscal en España y se solicita en la Agencia Tributaria o en la Oficina de Extranjería correspondiente a tu lugar de residencia.

Para obtener el NIF, necesitarás presentar cierta documentación, como tu DNI o pasaporte, y cumplir con los requisitos establecidos por la administración tributaria. Una vez obtenido el NIF o NIE, estarás habilitado para iniciar el proceso de alta como autónomo.

Es importante mencionar que el NIF o NIE también se requerirá para otras gestiones relacionadas con tu actividad como autónomo, como la apertura de una cuenta bancaria comercial, la emisión de facturas, la contratación de servicios, entre otros trámites administrativos. Por lo tanto, es uno de los primeros pasos a seguir al decidir iniciar una actividad por cuenta propia en España.

Una vez que cuentas con tu número de identificación fiscal, podrás avanzar en los siguientes pasos del proceso de alta como autónomo y formalizar tu actividad empresarial ante las autoridades correspondientes.

Alta en Hacienda y declaración censal

Una vez obtenido el Número de Identificación Fiscal (NIF) o el Número de Identificación de Extranjero (NIE), el siguiente paso es proceder con el alta en Hacienda y la declaración censal. Esta fase implica registrarse en la Agencia Tributaria como autónomo y cumplir con las obligaciones fiscales correspondientes.

Para ello, es necesario presentar el modelo 036 o el modelo 037, dependiendo de la opción elegida para la declaración censal, donde se detallarán los datos personales del autónomo, la actividad económica a desarrollar, el régimen de tributación aplicable y otros aspectos relevantes para la gestión fiscal.

Una vez presentada la declaración censal, Hacienda registrará al autónomo como contribuyente y le asignará un código de identificación fiscal. A partir de este momento, el autónomo estará obligado a cumplir con las obligaciones fiscales correspondientes a su actividad, como la presentación periódica de declaraciones de impuestos (como el IRPF o el IVA, según corresponda), la llevanza de libros contables y la emisión de facturas con los requisitos fiscales establecidos.

Este proceso es fundamental para formalizar la actividad empresarial y cumplir con la normativa tributaria vigente.

Requisitos para darte de alta como autónomo

Para darte de alta como autónomo en España, es necesario cumplir con una serie de requisitos establecidos por la normativa vigente:

  • Ser mayor de edad o emancipado: Para comenzar, es requisito fundamental ser mayor de edad o estar emancipado legalmente para poder darse de alta como autónomo. Esto implica que el individuo debe tener al menos 18 años de edad o contar con la emancipación legal correspondiente, lo que le otorga la capacidad legal para llevar a cabo actividades comerciales por cuenta propia.
  • No estar incapacitado legalmente: En el caso de estar incapacitado legalmente, es posible darse de alta como autónomo siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos legales y se designe un tutor o representante legal para la gestión de la actividad empresarial.
  • No estar inhabilitado para ejercer actividades empresariales: La inhabilitación puede ser resultado de sanciones legales o administrativas impuestas por incumplimiento de la normativa vigente o por conductas fraudulentas en el ejercicio de actividades comerciales. Estar inhabilitado para ejercer actividades empresariales implica que el individuo no puede registrarse como autónomo ni realizar ninguna actividad empresarial legalmente reconocida hasta que se levante la inhabilitación correspondiente.
  • No estar dado de alta en otro régimen de la Seguridad Social que incluya la prestación por cese de actividad: Esto asegura que el individuo no esté recibiendo beneficios de cese de actividad de otro régimen y garantiza la equidad en el acceso a estos beneficios entre los trabajadores autónomos.

En Asesoría Sala te ayudamos a cumplir con los requisitos y seguir los pasos para darte de alta como autónomo

El proceso de darse de alta como autónomo implica cumplir una serie de requisitos y seguir los pasos adecuados según la normativa vigente en España. Desde la obtención del Número de Identificación Fiscal (NIF) hasta la declaración de alta en Hacienda y la Seguridad Social, cada paso requiere comprensión y diligencia para garantizar un registro correcto y legal.

¿Quieres saber más sobre temas como este? Lee también Requisitos para la tarifa plana de autónomos en 2024.

En este sentido, contar con el apoyo de profesionales expertos, como el que ofrecemos en Asesoría Sala, puede ser fundamental para facilitar el proceso de darte de alta como autónomo, asegurando el cumplimiento de todos los requisitos y simplificando los trámites administrativos involucrados en el inicio de la actividad como autónomo. ¡Ponte en contacto con nosotros y agiliza tus trámites fiscales!